jueves, 22 de diciembre de 2016

Educaciòn emocional: la importancia de ceder la "batuta". Reflexiones de fin de año.

Dice Wikipedia:
"Una batuta es un corto y fino palillo del cual se sirve la mayoría de los directores de orquesta para dirigir una obra...
No se debe sostener con fuerza, pero tampoco con mucha soltura. Para un director, se supone que la batuta es simplemente una extensión especializada de su brazo"

Hace un tiempo, comenzamos a trabajar ritmos bàsicos de Folklore con los peques de 1er. y 2do. grado. Luego, se agregaron algunos estribillos sencillos de canciones populares mientras los nenes hacen la mùsica.
Hasta acà, algo muy comùn.
El gran descubrimiento, sinceramente "sin querer", fue encontrar que, dentro de la actividad planteada, quien asume la direcciòn de los compañeros (al que le toca el bombo), se ha constituido en un rol que los ha apasionado.
El "bombisto", como decìa Don Adolfo Ábalos, va nombrando los grupos de instrumentos que tienen los compañeros para que ellos puedan comenzar a tocar y luego, marca el ritmo, cambia, se detiene (pidiendo silencio sin palabras)... en fìn, dirige la batuta.
Cuando comenzamos, les reparto los instrumentos musicales (la mayorìa de percusiòn), al final, el bombo.
Les pido que presten atenciòn a este ùltimo, a quien es el director de la banda.
Y entonces se produce, como llamarlo, lo extraordinario...
Los chicos asumen una postura que se ve desde lo corporal (se sientan derechitos, con la cabeza erguida) hasta lo anìmico ("silencio, no ves que tenes que respetar al director" le decìa un nene a otro en una clase, logrando que el compañero no solo prestara atenciòn, sino que siguiera atentamente el ritmo que marcaba)
Los grupos más complicados cambian, los chicos me han sorprendido impresionantemente.


Final del año escolar por estos lares y una empieza a autoevaluar las pràcticas...
Creo que voy a recordar el año del Bicentenario durante mucho tiempo con un sentimiento de ambigüedad. Por un lado, la alegrìa por los festejos, por otro, la tristeza de pertenecer a la comunidad educativa donde uno de sus miembros integra la penosa lista marplatense de víctimas #niunamenos.
Imagen: http://www.gifss.com/hogar/balanzas/
En la balanza: debilidades y fortalezas...
¿Se equilibra?
Por momentos pesa un lado, en otros, se inclina por el otro.
Me pregunto:
¿Está bien que eso ocurra?
Pienso, pienso y pienso...
y llego a una conclusión:
si.
Ya que la docencia, el aula, es parte de la vida misma y en la vida no hay solo llanuras, sino mesetas, montañas, lagos, depresiones. Subidas y bajadas, ir y venir, perder y encontrar, hacer y deshacer...
Y en ese construir el conocimiento entre todos, docentes, alumnos, familias, la batuta tiene que ser un factor de organización, de dirigir hacia la meta pero no de todos tocando la misma música, a igual ritmo,  sino que algunos más rápidos, otros con lentitud, pasando el "palito" de mano en mano, según sea necesario (volviendo a la definición, sosteniéndola con firmeza y soltura, pero también con amor, cariño, seguridad, motivación y la capacidad de liberarla cuando sea necesario).

Revista de Mafalda, encontrada por casualidad en un escritorio de la escuela