martes, 11 de octubre de 2016

Historias para compartir: La rosa blanca

Para Valen, Lorenzo, Gonza, Gio, pequeños guerreros, verdaderos héroes reales en un mundo difícil,  que luchan incansablemente cada día con la fuerza que les brinda el Amor, la Fe y la Esperanza. 


La rosa blanca


Hace muchos años, en algún lugar, existió un mundo de ensueños.

Los que lo visitaban, no querían regresar a sus orígenes. Fueron ellos quienes lo rebautizaron con el nombre de “País de las hadas”.

Sus habitantes, vistos desde lejos, eran seres comunes: bellos rostros armoniosos, andar tranquilo y a la vez atentos, perceptivos, envueltos en túnicas multicolores. De cerca, cambiaban. Se tornaban transparentes, como delicadas columnas de agua modeladas por el escultor más perfeccionista. Tal vez por eso los llamaban hadas, aunque todos sabían que se trataban de seres comunes (seguramente más evolucionados) con las mismas necesidades espirituales que todos.

Las ciudades también eran cristalinas. Millones de flores las vestían, luciendo sus trajes más bonitos y esparciendo por el aire su perfume, que inundaba los sentidos.
  Cada ser era responsable de alguna variedad de planta. Cuidaba de ella como si se tratara de una extensión de su propio cuerpo. Sabían de sus secretos: bajo tierra, dormida, yacía la parte que cualquiera pensaría es lo más feo, raíz sucia de polvo, con largos pelos para beber la comida que da sustento a todo el organismo y se revela en belleza explosiva en cada flor.


Los nacimientos de las flores se celebraban con una ceremonia de unión entre dos seres, ya que su significado se distinguía de otros por ser algo más. Era el despertar de una nueva conciencia. De alguien, en algún rincón del Universo.

Por eso, cada guardián se regocijaba ante la formación de un pimpollo, su crecimiento lento y, a veces desparejo y al final, el gozo de un color nuevo, que despuntaba primero temblorosamente y luego en un abrirse en plenitud.

Valentina era la encargada de los rosales.

Cada mañana, los regaba con amor, verificaba que todo transcurriese en equilibrio y los dejaba en libertad, para que se desarrollaran sin presiones (ya que la influencia de su propio ser sobre ellos, provocaba que el lento proceso se acelerara). 
Tenía su planta preferida. En ciertos momentos, olvidaba todo mientras contemplaba sus hojas verdes, brillantes, sus espinas pequeñas pero filosas e hirientes. La amaba. Representaba casi la figura de una hermana gemela, ya que ambas habían comenzado a ver la luz el mismo día.
  
Vale había esperado por años el inicio del fruto, pero solo espinas y brotes tiernos se habían sucedido. Ahora, algo nuevo pasaba. Varias hojitas ocultaban una cosa pequeñita, que día a día crecía y se hinchaba, bailando en forma ralentizada ante sus ojos. Era el pimpollo más grande que había conocido.
Al principio, pidió a su padre que lo revisara, porque temía que alguna enfermedad se hubiese apropiado del rosal. Pero este, cuando lo vio, solo sonrió y  tomando entre sus largos dedos mechitas de cabello de su hija, disipó sus dudas y miedos con una caricia tranquilizadora, felicitándola por aquel logro, único e irrepetible.

Desde entonces, aguardaba ansiosamente. Y tardaba. Más de lo acostumbrado.

Un día, al llegar al jardín, descubrió que el pimpollo había dejado caer su armadura verde y se elevaba por encima de todo, como diciendo: ¡Aquí estoy!

Vale se acercó sigilosamente. Contempló su color blanco, suave, aterciopelado y quedó extasiada.

Entonces, se elevó un poquito del suelo y besó esos pétalos, tan esperados durante años. Una lágrima cayó sobre ellos y la flor comenzó a abrirse mientras un canto dulce se desprendía de ella, junto a un delicioso y embriagador perfume. 
La rosa danzaba en su palidez de plata y con ella, Valentina, volando a su alrededor, envuelta en carcajadas de alegría.
Había descubierto que la flor más deseada, la más perfecta e imaginada, era ella misma, que ahora, libre del suelo, del alimento y la tierra, podía comenzar a volar más allá de sus sueños.


Clara Silvina Alazraki




El relato en audio:



 * Imágenes propias


Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 4.0 International License.
Publicar un comentario