jueves, 26 de febrero de 2015

Para auténticas Damas, para auténticos Caballeros, pero especialmente para Silvia, que es una auténtica Buena Persona.

Miles de imágenes,
sonidos,
formas,
desfilaban por mi cabeza.
¿Será mi día?
¿Será mi oportunidad?
¿Será mi momento?
Cuantos pasos perdidos por laberintos sin salidas ni principios...
Cuantas luchas extraviadas entre pensamientos...
Traspasó la luz mis ideas confusas,
me amarrò al presente,
al aquí,
al ahora,
¡Basta!
 susurrò en mis oidos.
Es tiempo de reconocer a quienes merecen las recompensas.
Entonces,
desplegando y replegando mi armadura,
me armé de coraje
y salí a dar batalla.

4 comentarios:

  1. Gracias Clara, hermoso!! que románticas y soñadoras. Vos sos una poeta nata! me encanto! ❤️‍

    ResponderEliminar
  2. Una poeta un poco caradura... pero lo hice con cariño! :D

    ResponderEliminar